Martes 22 de Agosto del 2017 - 06:04

Ringo Starr y Paul McCartney, de nuevo juntos en la era digital

Solo quedan ellos dos y muchas personas vuelven a experimentar ahora esa euforia que desataban cuando estaban los cuatro. Ringo Starr y Paul McCartney volvieron a grabar juntos: Twitter se llevó la primicia pero la noticia viajó a los pocos segundos por el mundo.

Las únicas leyendas vivas de The Beatles se han mantenido bien cerca durante los últimos años, a veces coinciden en algún concierto benéfico, o se hacen bromas en las redes sociales… El pasado fin de semana, el exbatería de los Fab Four llamó al autor de Yesterday para que lo acompañara en algunas canciones de su nuevo disco. Por primera vez en siete años regresaron al trabajo en conjunto, como lo hacían cuando formaban parte de la mítica banda de Liverpool.

Ringo, siempre activo en Twitter, subió a esa plataforma varias fotos de las sesiones de grabación: se les ve bien juntos, sonrientes, cómodos, con un montón de años más pero con la felicidad de los primeros días de Los Beatles. Al menos, así presume la imagen.

“Gracias por venir, colega, y por tocar. Gran bajo. Te quiero. Paz y amor”, le dijo el baterista en un tuit.

Convocaron además a la sesión al guitarrista Joe Walsh, quien formó parte del grupo The Eagles. Él también aparece muy animado en una fotografía junto a los antiguos beatles.

McCartney ha colaborado en varias oportunidades en discos de Ringo, así lo hizo en “Y Not” (2010) donde tocó el bajo en el tema “Peace Dream” y cantó en “Walk with you”. De igual forma puso lo suyo en “Vertical man” (1998), donde participaron George Harrison y George Martin.

Ringo tal vez sea el más olvidado de los cuatro chicos de Liverpool. Pocas piezas de ese grupo tienen su firma o su sello.

Si bien compuso “Don’t pass me by” en 1963, debió esperar hasta el “White” album de 1968 para convencerlos a todos de incluirlo en un fonograma. La producción “Abbey Road” (1969) contiene otra canción creada por el baterista y titulada “Octopus’s garden”.

Hay otros temas donde aparece en coautoría junto a otros integrantes. “What goes on” es una pieza originaria de la época de Lennon en “The Quarrymen”, pero no encontró forma definitiva hasta que Ringo apareció para aportar unos versos y poner la voz principal, en el disco “Rubber Soul” de 1965.

La voz del baterista también está en clásicos como “With a little help from my friends”, “Yellow Submarine” y “Act naturally”.

A juicio de McCartney, Los Beatles eran diferentes porque tenía ingredientes que les faltaban a los demás. ‘John Lennon era hábil, inteligente, ingenioso y mordaz. McCartney tenía la melodía. George Harrison el espíritu. Ringo Starr la diversión y su batería. Todos tocábamos, lo cual era difícil’.

Cuando en 1962, Ringo sustituyó a Pete Best en la batería, sorprendió a todos y ese fue el verdadero inicio, confesó McCartney. Aun así, el simpático baterista fue el último de los Fab Four en entrar al Salón de la Fama del Rock en el 2015.

Por supuesto, pocos dudan del talento musical del cuarteto británico, pero Harrison y Ringo quedaron un tanto a la sombra del demoledor dúo Lennon-McCartney. Para la crítica y el público está claro: lograr una alquimia como la de esos cuatro podrá repetirse, si acaso se consigue pocas veces en la historia.

Queda consolarse un poco con las reminiscencias del pasado y los encuentros discográficos de los sobrevivientes de la leyenda, aunque ya no haya desmayos en los conciertos y solo un montón de frenéticos ‘me gusta’ detrás de una foto.

RINGO SIEMPRE ACTIVO EN LAS REDES SOCIALES

Desde hace varios años, en cada fecha de su onomástico (7 de julio), el ex baterista de The Beatles convoca a sus fans para que a las 12 del mediodía (según cada zona horaria), hagan la conocida señal de paz y amor, y divulguen luego esas imágenes en las redes sociales.

Desde Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Hamburgo y Alemania, ha inmortalizado el gesto en una instantánea suya. A veces, su amigo Paul se suma a la iniciativa y en su página de Facebook cuelga fotos con la mano extendida y sus largos dedos en V.

Ringo también era muy buen amigo de George Harrison. Luego de la separación de Los Beatles, el guitarrista lo ayudó en su disco “Photograph”, con el cual logró vender un millón de copias y lideró las listas de éxitos en Estados Unidos, Canadá y Australia.

Pero la crítica especializada que en muchos de sus trabajos en solitario puede apreciarse una fuerte evocación a sus tiempos en el mítico cuarteto de Liverpool.

Incluso, su más reciente producción “Postcards from Paradise” (2015) ha sido calificada como una añoranza de la sonoridad del grupo británico.

Sin lugar a dudas, su presencia en The Beatles ha sido el momento más memorable de su carrera musical. Los cuatro fantásticos de Liverpool trastocaron los límites de la música rock y abrieron el camino a los ritmos del pop, aunque en ambos géneros persiste su legado.

Fuente: prensa-latina.cu