Viernes 26 de Mayo del 2017 - 14:12

Hebe: “Las Madres tejieron una red de ayuda y donaciones para enviar a los más desprotegidos”

En una tarde gris y lluviosa, las Madres realizaron, su marcha número 2040 en Plaza de Mayo, acompañadas por cientos de personas, que celebraron su lucha inclaudicable.

La presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, hizo mención al intercambio epistolar que mantuvo con el papa Francisco. Ante la ola de rumores y teorías de conspiración tejidas por “los mal llamados periodistas” que sugirieron que las cartas no eran auténticas o que Hebe las había cajoneado esperando el momento oportuno, la presidenta de la Asociación detalló como fue el recorrido de ese intercambio que comenzó en el mes de abril cuando, aprovechando el viaje al Vaticano de un amigo en común, envió una extensa carta a Roma. Entre otras cosas en ese escrito Hebe pedía a Francisco que considere visitar el país porque “se cae a pedazos como una montaña después de un terremoto”.

A continuación, Hebe tomó una carpeta y mostró el sobre de la Nunciatura firmado por el Nuncio Apostólico donde consta la llegada al país de esa carta el día lunes 15 de mayo y que Hebe recibió durante la tarde del día martes 16. “No me la guardé la carta, a pesar de que eso es lo que dicen algunos”, cerró Bonafini. Y agregó que antes de dar a conocer el intercambio de cartas esperó el aval de Francisco.

“Hace 50 años que no voy a misa, es cierto. Si Dios está en todas partes, también está en mi casa, en la Casa de las Madres, acá y en todos lados”, manifestó Hebe e hizo mención a la función social que realiza la Asociación Madres de Plaza de Mayo. Hace varios meses que, en silencio y sin anunciarlo en los medios, las Madres tejieron una red de ayuda y donaciones para enviar a los más desprotegidos. De esta manera, gracias a la voluntad de aquellos que colaboran de manera desinteresada para ayudar a los que este gobierno deja a un costado, semana a semana las Madres distribuyen comida, ropa, útiles escolares y zapatos, entre otras cosas que generan gracias al aporte colectivo.

Todo esto es enviado a los comedores del Padre Paco en la Isla Maciel pero también llegan a los barrios de Ensenada, Monte Chingolo, Laferrere y Villa La Fe, en el partido de Lanús. Todo esto, en palabras de Hebe de Bonafini, es “un milagro de la Fe”.

Para terminar, Hebe explicó que, jueves a jueves cuando llegan a la Plaza, las Madres sienten que sus hijos “resucitan en ustedes, en los que pelean, en los que luchan y en nuestro interior”. Eso, agregó Hebe, “es un milagro” y terminó pidiendo que todos aquellos que quieran colaborar con lo que puedan y quieran se acerquen a las Madres para que entre todos se pueda lograr “la multiplicación de panes y peces”, en alusión a uno de los milagros de Jesús que es mencionado en el Evangelio. “Viva la Patria. Viva Cristina. Viva los que luchan”, cerró Hebe.

 

Deja un comentario