Sábado 16 de Diciembre del 2017 - 22:40

Desconexión financiera y el acero como eje de la economía real: ¿Por qué no llegan las inversiones a la Argentina?

Por Ernesto Mattos* La producción de acero preocupa a la economía del Norte de América pero también le preocupa al resto de los países del mundo, China es la principal economía productora de este producto. Por otro lado, existe una recurrente mitología alrededor del rumbo de las inversiones en el mundo, principalmente, muchos especialistas u opinólogos/as se preguntan en distintos medios radial y audiovisuales ¿Por qué no llegan las inversiones a la Argentina? Será ¿Por qué Cristina Fernández de Kirchner se candidateo en estas elecciones de 2017? Será que si gana Unidad Ciudadana ¿no llegarían los torrentes de inversiones?

Todo parece un misterio difícil de resolver, pero el especialista en temas económicos del gran diario argentino nos tira una pista, Marcelo Bonelli público lo siguiente, Mauricio Macri -en estos 18 meses– tuvo una estrategia central: abrir su relación con el mundo y tomar medidas que normalicen los vínculos con los centros financieros internacionales. El Presidente lo hace convencido de una cosa: que así vendrán abundantes inversiones productivas que aseguren el crecimiento sostenido de Argentina. Hasta ahora, no tuvo éxito. Pero ese esfuerzo choca con la posibilidad de la “vuelta de Cristina”. Nadie en el mundo y menos apresuradamente va a poner fondos importantes en la Argentina, mientras haya una chance para la líder de “Unidad Ciudadana.” Por ahora lo hacen en la bicicleta, porque su “viabilidad” política ahuyenta cualquier toma de riesgo productivo. Lo mismo se admite en la UIA y en ADEBA.

Un artículo, de la revista Economía Internacional, denominado Históricamente, el riesgo geopolítico ha tenido poco impacto en el mercado, donde analizando el siglo XX y XIX, concluye, que el riesgo geopolítico ha tenido poco impacto, o si lo tuvo fue transitorio, en los mercados. Lo relevante para el precio de las acciones y los beneficios están determinados por el aislamiento duradero de las empresas establecidas y por la redistribución política hacia el capital, más de lo que puede condicionar el riesgo geopolítico. Lo ocurre según el autor del artículo es que hay una desconexión entre las valoraciones de mercados –volatilidad financiera- y la economía real. Lo que podría estar ocurriendo con los flujos de capital, principalmente los especulativos, es que no tomen en cuenta los riesgos de la geopolítica. Cuando hablamos de los riesgos de la geopolítica –en siglo XX y XIX-, nos referimos, como dice el artículo del Peterson Institute for International economics, a la guerra fría y posterior cambios en los ciclos económicos y crisis financieras; poco importo el retiro de las tropas estadounidenses y soviéticas en todo el mundo, en particular Alemania, Europa oriental y Filipinas, si se comenzó una mayor comercialización en Europa del Este; el 11/9 llevo a una costosa imposición de nuevos estándares de seguridad nacional pero esto tampoco interfiero en las burbujas financieras. A lo que concluye este breve artículo del PIIE es que Los países verdaderamente acosados por las amenazas terroristas en curso, que van desde Colombia a la India a Israel a Tailandia a Turquía, vieron aumentos en la inversión directa hacia el interior y a la apreciación sostenida del mercado de valores. Sin embargo, el riesgo geopolítico no hizo que sus índices bursátiles cayeran a lo largo del tiempo. Entonces la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner ¿Tiene más peso que la suma de la distintas zonas de conflictos en el mundo? Podríamos inferir lo siguiente, que la elección 2017 será entre Unidad Ciudadana y los interesados –como por ejemplo alianza PRO y UCR- en consolidar la política a favor de la desconexión financiera de la economía real.

Retomando el plano de la economía real, China y Estados Unidos -mientras el gran diario argentino cree que la candidatura de CFK es más peligrosa que la suma de los conflictos en el mundo- están en otro tipo de conflicto con respecto a la administración del comercio exterior. Trump inició una investigación sobre la importación de acero dándole el rango de perjudicar la seguridad nacional, acusando a distintos países sobre los subsidios y de aplicar prácticas desleales; Cambiamos futuro por pasado, limones por una alianza con el gigante del Norte y nos sumamos a su agenda en el mundo. Siguiendo con la economía real para el caso de la producción de acero crudo en Argentina en 2015 –representó el 6,3 por ciento de lo que produce Estados Unidos y el 0.68 por ciento de China- se produjo 5028 (miles de toneladas) similar al nivel de producción de 2003. En los primeros 11 meses de 2016 la producción fue de 3813 (miles de toneladas) casi igual nivel que 1999.

Lo que está en juego hoy en la economía internacional es evitar la desconexión financiera y apuntar a un crecimiento con inclusión, tomando las particularidades de cada economía, pero razonando que es un camino de conflictividad político-social ¿Qué hará la Argentina?


*Por Ernesto Mattos. Economista (UBA). Investigador de FCE-UBA/CESO/C.C. de la Cooperación Floreal Gorini.

Columnista en @FMLaPatriada con @economiagrasa. Nota publicada por Radio Universidad Nacional de La Plata.