Viernes 21 de Septiembre del 2018 - 06:46

Divulgan en Internet miles de archivos de Gabriel García Márquez

El proyecto se llevó a cabo durante 18 meses gracias al trabajo de bibliotecarios, archivistas, estudiantes, personal de informática y restauradores.

Más de 27.500 documentos del escritor colombiano Gabriel García Márquez, incluidos manuscritos, 22 álbumes de recortes y cuadernos, una memoria, cartas, guiones y fotos, fueron divulgados este martes en Internet por la Universidad de Texas, Estados Unidos (EE.UU.).

A través de un motor de búsqueda en español e inglés, el centro de documentación literaria Harry Ransom Center de la universidad estadounidense permite a todos los internautas acceder de forma gratuita a su portal y navegar por los archivos del Premio Nobel de literatura.

“Cualquier persona con acceso a Internet puede consultar de manera profunda el archivo de García Márquez”, informó la líder del proyecto, Jullianne Ballou, bibliotecaria del Ransom Center.

Ballou sostuvo que el material refleja “la energía y disciplina” del famoso escritor y revela una óptica “íntima de su trabajo, familia, amistades y visión política”.

Los documentos incluyen los manuscritos de diez de los libros del autor de Cien años de soledad, así como un texto de 32 páginas destinado al segundo volumen de sus memorias, que nunca ha sido publicado.

“Mi madre, mi hermano y yo siempre hemos querido que los archivos de mi padre puedan alcanzar al público más amplio posible”, aseguró Rodrigo García, uno de los hijos de Gabo.

“Este proyecto permite aún mayor acceso al trabajo de mi padre, incluyendo una comunidad global de estudiantes e investigadores”, acotó.

El centro de documentación literaria Harry Ransom Center de la universidad estadounidense posee desde noviembre de 2014 la mitad de los archivos de Gabo, muchos de los cuales son inéditos, y fueron adquiridos por 2,2 millones de dólares, pocos meses después del fallecimiento del Premio Nobel en la Ciudad de México el 17 de abril.

El trabajo de digitalización tomó 18 meses y fue posible gracias a una donación del Consejo de Recursos Bibliotecarios y de Información (CLIR, en inglés), un organismo independiente, y al trabajo de bibliotecarios, archivistas, estudiantes, personal de informática y restauradores.

Fuente: TeleSur