Viernes 21 de Septiembre del 2018 - 06:58

Más apertura de importaciones por decreto para arruinar a la industria nacional

El Gobierno nacional habilitó la entrada directa al país de 314 productos que antes se encontraban bajo el esquema de “licencias no automáticas”, ente los que figuran electrodomésticos, juguetes, ropa y calzados.

El decreto de necesidad y urgencia 27/2018 de Mauricio Macri, que la Casa Rosada publicó en el Boletín Oficial bajo el título de “Desburocratización y Simplificación”, presentándolo como una herramienta para “agilizar los trámites de toda la Administración Pública Nacional”, esconde un nuevo mazazo a la industria nacional.

Si bien el ministro de Producción, Francisco Cabrera, aseguró que “la medida busca favorecer la producción, mejorar la competitividad y dar previsibilidad a las industrias”, lo cierto es que en el DNU habilita la entrada indiscriminada de 314 productos importados que antes se encontraban bajo el esquema de “licencias no automáticas”, una regulación que servía de protección del empleo en el país.

Entre los productos a los que se les abre la frontera se encuentran algunos sensibles para la industria nacional, como estufas, calefactores, ventiladores, heladeras, aires acondicionados, lavavajillas y licuadoras.

Otro sector afectado es el de los juguetes, incluidos triciclos, muñecos y pelotas, así como el textil y el del calzado. El Gobierno también autorizó la importación de productos de cuero sin restricciones, pese a contar con la materia prima para su fabricación en el país. Lo mismo ocurre con la ropa de lana, productos de caucho, químicos y vehículos de transporte.

A fines del año pasado, el propio INDEC advirtió que intercambio comercial de noviembre cerró con un déficit de 1.541 millones de dólares, el mayor rojo en el año, ante un superávit de 124 millones de dólares en el mismo mes del 2016. En el acumulado de once meses, el rojo comercial llegó a los 7656 millones de dólares, el mayor desequilibrio de la historia del país.

Este calamitoso resultado se explica por una caída de 4,9 por ciento en la facturación de las exportaciones y un aumento de 30,2 por ciento en las importaciones.

Fuente: Agencia AgePeBA