Jueves 21 de Junio del 2018 - 14:57

Fue apropiado por un represor que puede quedar libre y es amenazado: “Te voy a meter una bala”

Guillermo Pérez Roisinblit se enteró a los 21 años que era hijo de desaparecidos. Ahora teme por la probable liberación de Francisco Gómez, represor durante la dictadura militar.

Francisco Gómez fue condenado en 2016 a 12 años de cárcel por haberse apropiado ilegalmente de Guillermo Rodolfo Pérez Roisinblit, hijo de Patricia Julia Roisinblit y José Manuel Pérez Rojo, desaparecidos durante la última dictadura militar.

“Mirá el lío en que me metiste por ir con esas viejas”. Twitear

El represor pidió ser beneficiado con el arresto domiciliario.”Algún día voy a salir, y ese día les voy a poner una bala en la frente a vos, a tu hermana y a tus abuelas”, le advirtió al joven de 38 años, en una de las visitas a la cárcel. Ahora, Roisinblit teme que sus amenazas se conviertan en realidad.

Francisco Gómez fue condenado en 2016 a 12 años de cárcel.

Impulsado por el miedo que le provoca que su apropiador salga de la cárcel, Roisinblit contó a través de redes sociales la pesadilla que vivió durante toda su infancia hasta enterarse que en realidad era hijo de Patricia Roisinblit y José Manuel Pérez Rojo. Y confesó el terror que le genera la posibilidad que su apropiador quede en libertad, si el Tribunal N°5 de San Martín le concede su pedido.

“Mirá el lío en que me metiste por ir con esas viejas! Me decía mi apropiador, Francisco Gómez, mientras cumplía con prisión preventiva por haberme apropiado, cambiar mi identidad y falsificar todos mis documentos”, así comienza el relato del posteo de Roisinblit en Twitter.

“Va a volver a encontrarme, como siempre lo hizo. No necesita mucho para cumplir su amenaza”.Twitear.

Hasta sus 21 años de edad, Roisinblit padeció la violencia de su “papá”, que golpeaba a su esposa Dora hasta dejarla internada por las lesiones. “Cuando al fin logramos escaparnos, con la ayuda de su hermana, nos fuimos a San Luis. Allá también nos encontró a los pocos meses y otra vez el miedo. Siempre nos encontraba. En cualquier parte aparecía”, precisó.

En medio de mudanzas, cinco cambios de escuelas para poder terminar la primaria y huyendo bajo el fantasma de un padre violento, Roisinblit remarcó el sufrimiento que atravesó durante todo ese tiempo. “Crecí sin una figura paterna ni un modelo a seguir, pero tenía en claro que era lo que no quería ser cuando fuera grande”, subrayó. Rosa Roisinblit junto a sus nietos Mariana y Guillermo.

En el año 2000 se enteró que ni Francisco ni Dora eran sus verdaderos padres. Abuelas de Plaza de Mayo lo encontró y se enteró que dos abuelas y una hermana lo habían buscado durante todo ese tiempo. “Llegaron a mí por dos denuncias telefónicas anónimas. Una chica vino a hablarme a mi trabajo. Ese mismo día (27/04/2000) fui a Abuelas y me realicé un ADN”, contó.

Su relato en Twitter no fue casual. A Roisinblit le notificaron que había pedido su detención domiciliaria. Y reveló las amenazas que recibió de su parte, en una de sus visitas al penal. La más terrorífica sucedió el 23 de diciembre de 2003, la última vez que fue a verlo. Ese día le aseguró que una vez fuera de la cárcel, lo iba a matar a él y a su familia.

“Algún día voy a salir, y ese día les voy a poner una bala en la frente a vos, a tu hermana y a tus abuelas”.
Twitear

“¿Cuánto más tenemos que sufrir las víctimas de la dictadura? ¿Tenemos que seguir sintiendo un constante miedo por lo que nos pueden hacer nuestros victimarios? ¿Qué clase de Justicia es esta?”, dijo el joven, que también se enteró que el obstetra que participó en su parto en cautiverio en la ESMA, Jorge Luis Magnacco, ya goza la libertad condicional.

En sus últimos mensajes reiteró su temor: “Va a volver a encontrarme, como siempre lo hizo. No necesita mucho para cumplir su amenaza: Que el TOF Nº 5 de San Martín le dé la domiciliaria, un arma, unas balas y un poco de práctica”.

Fuente: Agencia DERF