Miercoles 18 de Julio del 2018 - 05:34

FIFA sancionará a clubes y países que no controlen a hinchadas

Los equipos pagarán las consecuencias de los cánticos, tifos y acciones de sus ultras. Las bengalas quedarán prohibidas en los encuentros de alta competición en Europa.

El deporte más bonito del mundo se puede volver un campo de guerra que comienza donde se concentran las hinchadas, pues la violencia, tifos y cánticos de los fanáticos ofensivos terminan con violencia en los partidos. Por esta razón, la FIFA y la UEFA tomaron medidas este lunes contra los clubes y países que no controlen a sus hinchas.

De acuerdo con la medida, los encuentros con hinchadas agresivas se realizarán a puerta cerrada, es decir, sin ningún aficionado presente, una acción que no es nueva en el fútbol internacional.

La batería de reglas antiultras comienza con el cierre de estadios, derecho de admisión (prohibición de viajar a la hinchada cuando su club esté en condición de visitante) y, la más severa de todas, la expulsión de competiciones europeas para los clubes que no controlen a sus seguidores.

En pocos días la FIFA aplicará la medida y se espera que comience en Francia donde los ultras protagonizaron un enfrentamiento con uso masivo de bengalas en el Parque de los Príncipes de París luego del encuentro de la Liga de Campeones, máxima competición de clubes europeos. Los hinchas del PSG obligaron a detener el encuentro ante el Real Madrid por unos minutos.

También en Francia un grupo ultra que se llama Populaire Sud es recordado por otras hinchadas y jugadores por antecedentes racistas y violentos.

La violencia no solo se evidencia en Francia, también los ultras se han ganado su fama en países como Grecia, España, Italia, Rusia e Inglaterra.

Estos hechos ponen en evidencia no solo a la hinchada sino a los directivos que suelen dejarse llevar por el fanatismo, es por ello que a menos de 90 días del Mundial de Rusia, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, advirtió sobre el riesgo de perder las riendas en las gradas y que la fiesta del fútbol mundial termine en una catástrofe.