Viernes 21 de Septiembre del 2018 - 08:42

¿Qué se pierde cuando se muere un cóndor?

La Doctora Gabriela Klier analiza la muerte masiva de estos animales en Mendoza y revela cómo este caso puede aportar claves para entender cómo repercute en las sociedades y la naturaleza el paradigma productivo vigente.

Carolina Vespasiano – En los últimos meses, Argentina perdió el 20 por ciento de la población de cóndores del Noroeste patagónico por envenenamiento con carbofurán, un plaguicida altamente tóxico que se utiliza, ilegalmente, para control de predadores de ganado. A fines de enero, esta práctica se cobró la muerte de 34 cóndores en el departamento de Malargüe, en Mendoza.

La noticia causó la conmoción de académicos y ecologistas de todo el mundo, y derivó en una carta enviada al presidente de la Nación con el pedido de distintas medidas para mitigar el uso indebido de agroquímicos y proteger, así, a esta especie silvestre, que cumple un rol fundamental en el mantenimiento del medio ambiente.

Para la bióloga y Doctora en Biología, Gabriela Klier, el caso no es un hecho aislado, y tiene diversas aristas para pensar nuestros modos de vida actual. “Los cóndores muertos por veneno son un reflejo de otra situación ambiental que se vive día a día respecto de los usos de venenos en el suelo, en el aire y en el agua”, señala, y abre el juego para comprender este caso como parte de un problema político y social que excede la cuestión ecológica.

– ¿Qué lectura hace de la muerte de los cóndores en Mendoza?

Desde ciertas áreas de la conservación se dice que el cóndor es importante porque es una especie en peligro, que tiene ciertas funciones ecosistémicas o que tiene valor intrínseco, por ello es que es relevante el episodio ocurrido en Mendoza. Sin embargo también debemos reconocer que el envenenamiento de diversísimas forma de vida, entre ellas, personas, está ocurriendo todo el tiempo. Creo que la muerte de los cóndores viene a mostrar el trasfondo de que, en cierto modo, naturalizamos que nuestro ambiente puede ser envenenando constantemente y que eso es algo que ocurre para generar mayor productividad de frutas, verduras y demás. Lo que tal vez sea interesante es vincular estas demandas por la pérdida de la biodiversidad con otras demandas y pensar en qué medida el uso de venenos, como el carbofurán en este caso, responden a una misma lógica que no puede pensarse como una problemática de conservación separada de otras problemáticas socioambientales.

-El uso de venenos en la agricultura expansiva también es una denuncia de comunidades afectadas en su salud…

Sería muy interesante ver de qué modo se pueden vincular las demandas conservacionistas con las demandas de salud, que tienen que ver más con la regulación y el cese de este modelo que explota la tierra y que tiene gran impacto. Los cóndores también hablan de esta situación que diversos grupos están problematizando, como es el caso de los Médicos de Pueblos Fumigados o de las Madres de Ituzaingó, o de diversos grupos que están criticando un modelo agroindustrial que se sustenta a partir del uso de veneno para aumentar la productividad, pero que genera numerosas consecuencias, entre las cuales se afecta a gran cantidad de poblaciones de especies que consideramos relevantes como el cóndor, disminuyendo la biodiversidad local. También es cierto que, paralelamente, en las zonas rurales, están aumentando las tasas de mortandad, los casos de cáncer, malformaciones y demás, de grupos sociales que viven ahí y que se enfrentan a las mismas condiciones de veneno que los animales. Vale recordar el caso de la niña de Corrientes que murió al ingerir una mandarina, también envenenada con carbofurán.

-¿Cómo se aborda el problema en una sociedad que, no solo desde las actividades extractivas, sino a pequeña escalatambién utilizan los venenos como práctica cotidiana?

El uso de carbofurán o de determinados venenos en ciertas zonas tampoco está separado del modo en que se entiende el vivir en ciertos lugares. No es casual la constante disminución de la población rural en contraposición del avance de la población urbana a nivel global, y que esto tenga que ver con que las zonas rurales ya no son espacios para vivir ni se piensan para la vida en general. El “campo”, los espacios no urbanos, se convierten entonces en sitios de mera producción, en una “bolsas de recursos”, en las que sólo solo habitan especies útiles, explotables y mercantilizables. A su vez, el uso de venenos puede ser un claro espejo de cómo nos pensamos separados de la naturaleza: creemos que los venenos sólo matan plagas, usamos insecticidas creyendo que sólo afectan mosquitos, presuponemos que los herbicidas solamente matan plantas. Desde estas prácticas cotidianas pareciera que creemos que lo que afecta a animales o plantas no repercute en nosotros como humanos.

-¿Qué incidencia tiene, en este conflicto, la mirada de otras comunidades?

500 Internal Server Error

Internal Server Error

The server encountered an internal error or misconfiguration and was unable to complete your request.

Please contact the server administrator at webmaster@plazademayo.info to inform them of the time this error occurred, and the actions you performed just before this error.

More information about this error may be available in the server error log.