Miercoles 18 de Julio del 2018 - 05:39

Hebe sobre Lula: “Lo encarcelan porque lo quieren enmudecer, pero no van a poder”

Las Madres realizaron, ayer en la tarde, su marcha 2087 en Plaza de Mayo, a pocos días de celebrar sus 41 años de lucha. En esta oportunidad, decidieron dedicar la movilización semanal para sumarse al reclamo de libertad al ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, injustamente detenido.

Así, la marcha contó con diversas banderas y consignas en apoyo al pueblo brasileño. Además, de reconocer a Lula, la marcha tuvo un emotivo momento cuando las Madres homenajearon a dos jugadores de la selección holandesa de 1978, allí presentes, Arie Haan y Ernie Brandts tuvieron, en ese entonces, una actitud crítica contra la dictadura a lo largo del Mundial que se desarrolló en Argentina, que se sumó al papel fundamental que desempeñó la TV pública holandesa que, el día de la inauguración del Campeonato, decidió transmitir, en su lugar, una movilización de las Madres.

El cierre de la jornada estuvo a cargo de Hebe de Bonafini, quien comenzó destacando la actitud de la Selección holandesa de fútbol, cuyos jugadores decidieron no asistir al agasajo organizado por la dictadura tras la final que perdieron con Argentina. “Yo no sé si en ese momento los compañeros tomaron real dimensión. Éramos un pequeñísimo grupo de mujeres desesperadas, con nuestras tres mejores madres asesinadas, violadas, torturadas y tiradas vivas al río. Éramos un pequeño grupo que estuvimos en la Plaza el día del inicio, nadie nos conocía, nadie hablaba de nosotras, ni siquiera del asesinato de las Madres, pero ustedes hicieron que el mundo nos conociera. Así que, compañeros, en nombre de nuestros 30.000 hijxs, muchas, muchas, muchas gracias”.

Tras los aplausos y agradecimientos, Hebe hizo entrega a la delegación neerlandesa de un cuadro realizado con mosaicos que contiene un pañuelo blanco, emblema de lucha, dignidad y compromiso por la vida. Los jugadores Arie Haan y Ernie Brandts, visiblemente emocionados, agradecieron el gesto y saludaron a las Madres. “Esta plaza siempre está llena de emociones, de cosas fuertes. No sé si los compañeros tomaron la dimensión pero a partir de ese momento nos conoció el mundo. Ellos hicieron un esfuerzo enorme para venir. Nos han contado muchas cosas, de qué manera se arregló el Mundial… pero ese tema lo dejamos para otro día. Hoy es un día para agradecerle a Holanda por todas las manos que nos dio, un pueblo que estuvo siempre junto a las Madres”, completó Hebe.

Luego se refirió a la detención Lula, al que consideró un “compañero” y recordó que hace más de 30 años el dirigente ya las acompañaba durante la marcha de los jueves haciendo uso de la palabra en más de una ocasión, cuando Lula era “nada más y nada menos que un hombre que trabajaba en el sindicato metalúrgico”. Hebe también rememoró cuando recorrió el país vecino junto a Lula durante su primera campaña presidencial en 1989: “Lo acompañé a quince ciudades durante esa primera campaña. Él organizaba sus actos en galpones llenos de gente. Era espectacular lo que hablaba, lo que les decía, era impresionante”.

 Bonafini también se refirió al Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), que lidera João Pedro Stédile y al que Hebe calificó como “un hombre increíble”: “Tuve la suerte de participar de la toma de tierras. Ustedes no pueden imaginarse lo que son esas `facendas´ (haciendas) que tienen miles y millones de hectáreas”. En ese sentido prosiguió y explicó que estxs hombres y mujeres ocupan las tierras y se instalan las veces que sea necesario pese a que sufren la represión de parte de las fuerzas de seguridad. “Esa es la gente que apoya a Lula, la gente que está con él. Miles y millones de hombres y mujeres que hoy tienen su casa en esas tierras”. Hebe calificó las conquistas del MST como la “verdadera expropiación de tierras ganadas a los ricos”.

Para finalizar Hebe manifestó: “Lula es eso, los Sin Tierra son eso. Por eso lo encarcelan y lo quieren enmudecer. Pero no van a poder. Van a bajar de las favelas y con ellos no van a poder. Tenemos que aplaudirlos mucho, entregarles nuestro corazón y hacer todo lo que podemos por ellos porque Latinoamérica tiene que estar unida, decirle gracias a Lula, a João Pedro Stédile y los Sin Tierra y gracias también a los favelados que, a pesar de todo, son capaces de acompañar siempre”. Para el cierre, la presidenta pidió “gritar como lo hacen lxs compañerxs que todos los días están afuera de la cárcel”. Las Madres y lxs cientxs de personas que hoy marcharon junto a ellas se unieron en un grito de lucha y esperanza: “Bon dia, Lula; bon dia, Lula; bon dia, Lula”.

Fuente: Asociación Madres de Plaza de Mayo