Martes 23 de Octubre del 2018 - 13:03

Misa para el tercer mundo: Rescatar del olvido la obra del Padre Mugica

Entrevista a Galo García, músico del Grupo Vocal Argentino quien trabajó en la creación de la Misa del tercer mundo, escrita por el padre Carlos Mugica y musicalizada por Roberto Lar, obra destruida y censurada tras la muerte del sacerdote.

“Kyrie”, “Gloria”, “Credo”, “Sanctus” y “Agnus Dei” son los distintos segmentos de la Misa de Mugica, recreando la estructura de la Misa Criolla de Ariel Ramírez, pero en este caso en versión testimonial, con referencias al trabajo social que realizaba el cura tercermundista y tópicos como “injusticia”, “explotación”, “tortura”, “Revolución” y “Hombre Nuevo”.

Conmovedor testimonio de nuestra historia reciente, la Misa para el Tercer Mundo del Padre Mugica al fin llega al público y conjuga su potencia testimonial con la solvencia de un conjunto de artistas de importante trayectoria, que fueron parte integrante de grupos notables como Los Arroyeños y Buenos Aires 8.

Después de un exitoso primer show en la calle Corrientes, el Quinto de Cantares vuelve a presentar la obra censurada del sacerdote el jueves 10 de mayo a las 21 en Folís Café/Teatro La Casona y participará de un homenaje al cura el viernes 11 de mayo en la Parroquia Cristo Obrero de la Villa 31.

¿Qué valor tiene esta obra después de 44 años?

Galo García: Grabamos esta obra en el 74 con el grupo vocal argentino, esa obra estaba pensada por Mugica y musicalizada por Roberto Lar. El objetivo era dedicado al cuidado de los desposeídos, de los pobres en Latinoamérica. La obra se grabó, nos regalaron un ejemplar a cada uno y fue lo único que se salvó. Unos días antes habían asesinado a Carlos agentes de la TripleA.

44 años después, pensando la mirada tercermundista, está completamente vigente, por eso hemos decidido ponerla a andar y hacer el disco. La ideología es la misma, proteger a los que están por desposeídos. Hoy vemos cristalizada la obra, nos ha dejado el gusto amargo de no haberla compartido en ese entonces durante todo este tiempo.

¿Cómo fue el proceso de recrear esa obra?

Oscar pudo traducir musicalmente toda esa obra. Teníamos 50 músicos en ese entonces, hoy eso es imposible. Él pudo hacer una adaptación, por la forma en que estaba grabada, la hemos hecho bancada por nosotros 5. Pensamos que a lo mejor con esos 5 músicos logramos hacer un disco junto a los músicos que se asociaron. Este año la vamos a defender en los escenarios. Pensá que es rescatar una obra de la injusticia del silencio. Es como destapar una botella que vino con el mar del año 73.

En su momento esta obra fue como algún tipo de repensar la misa criolla.

En realidad, la única comparación con la misa criolla, está en la mirada religiosa, con las 5 partes de la misa. La misa criolla es menos dura, menos concreta en cuestiones sociales, aunque Jesús nació entre los pobres, aunque haya sido reivindicado por las clasaes altas. Pero esta es más clara. Cuando habla de “en la carne del torturado”. Se diferencia de la maravillosa misa criolla pero no se puede hacer una comparación tajante.

¿Qué recuerda de ese momento del trabajo con el Padre Migica?

Lo tengo muy presente y muy fresco. Cuando grabamos él escribía y venía a ver lo que estaba sonando, más que musicalmente. Cantando a 5 voces es difícil que se entienda bien las letras, el decía voy a cambiar esta línea para que se entienda mejor o pedía que cambiaran alguna línea con el fin de que la gente entienda bien las letras.

Fuente: Agencia APU