Domingo 18 de Noviembre del 2018 - 08:50

Dilma Rousseff criticó a los jueces que impiden la liberación de Lula: “No juzgan, persiguen”

La expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, criticó este martes la actuación de los jueces que impiden la liberación de su par Luiz Inácio Lula de Silva, quien lleva cuatro meses detenido en una celda de la Policía Federal de Curitiba, en el estado brasileño de Paraná.

A través de un comunicado, Rousseff indicó: “Algunos jueces pasaron a actuar como cruzados en guerra contra quienes eligieron como enemigos”, criticando que estos jueces “no juzgan, persiguen; no deliberan, militan; no sentencian, intentan destruir. Se mueven por ideología, activismo político y afirmación de poder”, reseña Sputnik.

La crítica de la expresidenta durante el período 2011-2016 se debe a que el lunes pasado se generó un rifirrafe judicial por la libertad de Lula, cuando Rogério Favreto, juez del Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4), ordenó que Lula fuese puesto en libertad de forma inmediata pero fue censurado por un colega y por el presidente de la corte, que zanjó el tema bloqueando la decisión.

Sin embargo, condenó Rousseff, la actuación en la primera instancia del juez de la Operación Lava Jato, Sérgio Moro, quien condenó a Lula a cumplir 12 años y un mes de prisión por delitos de corrupción, dijo que la orden no tenía fundamento y no debía cumplirse.

“La intervención de un juez de primera instancia, presionando a la policía para que no cumpliera la decisión de un juez de un tribunal superior, revela la falta de respeto al orden jurídico del país; se rompió la jerarquía gravemente; más que eso, fue un acto deliberado de obstrucción a la Justicia”, expresó la exmandataria.

En ese sentido, manifestó: “Que un juez presione para que no se cumpla una medida judicial es algo que descalifica a la Justicia y amenaza a todos los brasileños”.

“Si este tipo de ilegalidad y de abuso se comete contra un expresidente de la República, ¿qué pueden esperar de la Justicia el resto de los ciudadanos”, se preguntó. Y agregó: “El poder judicial acabó contagiándose del odio que domina Brasil, un país enfermo”.

El 7 de abril pasado Lula fue condenado por delitos de corrupción y blanqueo de dinero, aunque no existe ninguna prueba en su contra. El Supremo Tribunal Federal ha negado todas las peticiones que su defensa presentó para obtener la libertad provisional.

Fuente: Agencia AVN