Miercoles 21 de Noviembre del 2018 - 10:47

Es una vendetta política traslado del ex vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas

Las autoridades del gobierno ecuatoriano son responsables de la seguridad física y de la vida del ex- vicepresidente del Ecuador Jorge Glas, sostuvo su abogado Eduardo Franco Loor, quien según una nota de Telesur, el político “se encuentra en condiciones deplorables e infrahumanas”, lo que le ha llevado a iniciar una huelga de hambre.

Jorge Glas, quien acompañó en calidad de Vicepresidente al economista Rafael Correa al frente de la Presidencia del Ecuador, tomó tal determinación después que lo trasladaran el pasado domingo en la noche hacia la localidad de Cotopaxi, en el centro de esa nación, y a la cárcel de Latacumba.

Reseña Telesur que el abogado de Jorge Glas expresó que este padece gastritis e hipertensión arterial y no pudo llevar a la cárcel de Latacumba los medicamentos que toma a diario, a consecuencia del traslado.

Franco Loor, por otra parte, dijo que el traslado “violenta su derecho de inmediación, toda vez que el proceso se encuentra en Recurso de Casación” y que el ex presidente Jorge Glas no se ha podido comunicar con su familia ni con la defensa.

La Defensa calificó de vendetta política el traslado de Glas la noche de este domingo hacia la cárcel de Latacunga, reseñó por su lado El Universo de Ecuador y anunció que este mismo lunes presentarán una “acción cautelar constitucional para cesar este ensañamiento dictatorial del gobierno de Lenín Moreno, por esta disposición arbitraria y odio político” contra ex funcionarios del gobierno anterior”.

Cabe señalar que, en una carta escrita a mano y dirigida a los ciudadanos del mundo, en la que se califica como preso político, Jorge Glas dice que el traslado se produjo por el odio político sin límites, “sin motivo y solo para humillarme, solo por venganza”. “Alguien en el mundo debe hacer algo”-destaca en la carta que publicó el diario El Universo.

Es de recordar que al ex vicepresidente Glas lo sentenciaron a seis años de prisión por la presunción de corrupción relacionada con la constructora brasileña Odebrecht y estaba encerrado en la Cárcel 4 de Quito desde el pasado 2 de noviembre de 2017.

Fuente: AVN